Museos, valor cultural y turístico


Los museos en México

El día 23 de marzo fue la apertura del museo de Leonora Carrington en el ala este del Centro Bicentenario de las artes en San Luis Potosí; y a propósito de este evento he decido escribir este texto.

Los museos pertenecen a una extensa industria conocida como Industrias culturales o Creativas, junto con las bibliotecas; hemerotecas; archivos; librerías; museos; teatros; cinetecas; casas de cultura; centros culturales; estaciones de radio y televisión. Muchos de ellos (especialmente los no afiliados a entidades religiosas o grupos particulares) son financiados por el estado mexicano a través de un programa permanente para la promoción, difusión, protección de las expresiones artísticas y culturales conocido como Secretaria de Cultura.[1]

Diferente a otros países, especialmente a los del bloque comunista de finales del siglo XX con los que el sistema tiene grandes paralelismos, la política de México sobre el arte suele estar libre de la propaganda o programas de adoctrinamiento.[2] Pues limita la influencia de los gobernantes en turno sobre las obras publicas de tipo cultural, que siguen su propia agenda independiente de los cambios electorales.

El gobierno federal destina un 0.15% de PIB en gastos de secretaria de cultura anualmente (cerca de 1,500 millones de dólares en 2016) a los gastos de programas culturales y mantenimiento de lugares históricos, una cifra considerablemente baja tomando en cuenta que estas actividades recaudan el 3.3% del producto interno bruto del país (cerca de 34,000 millones de dólares) 22 veces la inversión.[3]

El sistema de información cultural señala que en México existen 1311 museos federales registrados. La mayor concentración (153) se encuentran en la ciudad de México, El estado de San Luis Potosí cuenta con 30 (14 de ellos en la ciudad homónima). [4]

Cada museo es una entidad separada y posee sus propias características, por lo que recibe fondos de acuerdo con sus programas e infraestructuras específicos. Así, pueden existir Museos/bibliotecas, teatros/cinetecas. Por lo que no existe un presupuesto definido como sector museo en el gasto público, por lo que no sabemos cuánto exactamente se destina a los museos en conjunto como se puede observar en el programa de fomento y desarrollo cultural (2014-2018)[5] además existe la posibilidad de anexar servicios en el interior de franquicias u otros que beneficiarían la recaudación general de cada entidad.  

Desde la perspectiva económica, el sector cultura se puede considerar uno de los sectores productivos más exitosos del país, sin contar su impacto en el turismo.

¿Qué es un museo?

De acuerdo con el concilio internacional de museos (ICOM):
·         “Un museo es una institución pública o privada; permanente; sin fines de lucro; al servicio de la sociedad y su desarrollo; y abierta al público, que adquiere, conserva, investiga, comunica y exhibe; con propósitos de estudio, educación y delectación; las evidencias materiales del hombre y su ambiente.”
ICOM, citado por Plazola, 1995.[6]

El concepto de museo es difuso en la historia, se rastrea hasta la antigua Grecia, cuando los estudiantes de arte y filosofía dedicaban exvotos en forma de artesanías, pinturas y esculturas dedicados a la diosa de la memoria. En muchos casos los museos eran indistinguibles de las bibliotecas, como fue el caso de la ciudad de Pergamo.
El concepto de museo como lo conocemos (especialmente la característica de estar abierto al público) comienza a aparecer tras la segunda guerra mundial. El concilio internacional de museos (1946) comenzó como un programa de la UNESCO para proteger muchos tesoros culturales perdidos durante estos dos conflictos, así como para conservar los fondos y colecciones que fueron recuperados.

El objetivo central de un museo es el de exponer colecciones:
·         una colección se puede definir como un conjunto de objetos materiales e inmateriales (obras, artefactos, mentefactos, especímenes, documentos, archivos, testimonios, etc.) que un individuo o un establecimiento, estatal o privado, se han ocupado de reunir, clasificar, seleccionar y conservar en un contexto de seguridad para comunicarlo, por lo general, a un público más o menos amplio.
Desvallées & Mairsse, 2009[7]

Su misión consiste en adquirir, valorizar y preservar colecciones para contribuir a salvaguardar los testimonios materiales, también conocidos como bienes representativos, elementos de naturaleza tan heterogénea como esculturas, pinturas, dibujos, grabados, herramientas científicas, elementos decorativos, tejidos animales y vegetales, que en principio deben relacionarse con un conocimiento determinado. Una característica común de todas las colecciones es la de estar constituido por elementos muebles, es decir que puedan ser trasladados. [8]. Cada museo suele tener una política de adquisición que se ve profundamente afectada por el conservador en turno que propone el programa científico de investigación y selección. [9]

Los museos son estudiados por 2 disciplinas distintas:
1.       Museografía. la museografía se define como la figura práctica o aplicada de la museología, es decir el conjunto de técnicas desarrolladas para llevar a cabo las funciones museales y particularmente las que conciernen al acondicionamiento del museo, la conservación, la restauración, la seguridad y la exposición.[10]
2.       Museología.  ”La museología es una ciencia aplicada, la ciencia del museo. Estudia su historia y su rol en la sociedad; las formas específicas de investigación y de conservación física, de presentación, de animación y de difusión; de organización y de funcionamiento; de arquitectura nueva o musealizada; los sitios recibidos o elegidos; la tipología; la deontología”[11]

Valor turístico y cultural de los museos

Aunque la actividad Musual (relativa a los museos) no puede ser considerada dentro de la industria turística, tienen una participación considerable dentro de la misma. Los museos se consideran destinos que pueden aumentar la cuota de turistas de un sitio, por lo que influyen positivamente en el comercio minorista de una región.[12] Además, la derrama económica de servicios secundarios (cuotas de admisión cafeterías, ventas secundarias) suele superar con creces sus gastos corrientes.

De manera interesante, los museos son poco atractivos para la población extranjera y representan solo una participación de 6.4% de la audiencia[13], De acuerdo con el estudio de visitantes a museos 2010, la audiencia nacional ronda las personas entre 15 a 29 años, principalmente mujeres. [14] sobre todo, estudiantes, la mayor parte (37%) asiste acompañado por familiares. Esto genera que los museos mantengan políticas enfocadas en la población nacional.

Esto puede ser un riesgo según algunos autores museológicos, pues pueden comenzar a banalizar la misión de la institución con el propósito de perseguir audiencias:
·         “Los museos son un factor de desarrollo, especialmente en el ámbito local, más allá del turismo. El museo, como señala Pau Raussell, ejerce una función de vertebración simbólica del territorio, debe convertirse en protagonista de las políticas culturales de ese territorio y no estar constreñido a un mero recipiente o a un espectáculo. Un museo imbricado en un tejido social transforma la sociedad.”
-Ruiz, 2011[15]

Desde la perspectiva museológica, la colección del museo debe ser un discurso, enfocado hacia un tema y la reflexión sobre el mismo. Donde, la misión del curador es la de generar un recorrido que ayude a preservar la riqueza de su región. Por eso es importante que los museos no sean negocios, pues podrían comprometer sus discursos con propósitos no cientificos, sesgados o controlados por intereses privados.

 Se advierte que la presencia de los museos en la sociedad es cada vez mayor, y aunque el gasto en cultura ha disminuido los beneficios han aumentado año con año. Significando un aumento progresivo de la audiencia. Lo que parece indicar que la percepción de los museos está pasando lentamente, de instituciones petrificadas en el tiempo, a atractivos centros educativos y lugares donde invertir el tiempo libre.

El sector no está libre de sus retos, aún tiene importantes problemas de transparencia y de rendimiento de cuentas claras donde el carácter jurídico es aun endeble.[16] También la constante reducción del estado en gastos de cultura (que no se encuentra protegida) genera un ambiente de incertidumbre sobre los trabajos relacionados con este sector durante las coyunturas de cambio  de administración.

Bibliografía



  1. [1] «Secretaría de Cultura | Gobierno | gob.mx», accedido 24 de marzo de 2018, https://www.gob.mx/cultura/que-hacemos.
  2. [2] Tomás Ejea Mendoza, «La política cultural de México en los últimos años», s. f., 6.
  3. [3] «La cultura recibe 22 veces menos en gasto público de lo que aporta al PIB: Graue - Proceso», accedido 24 de marzo de 2018, http://www.proceso.com.mx/522121/la-cultura-recibe-22-veces-menos-en-gasto-publico-de-lo-que-aporta-al-pib-graue.
  4. [4] «Museos en México: Sistema de Información Cultural-Secretaría de Cultura», accedido 23 de marzo de 2018, https://sic.gob.mx/index.php?table=museo&estado_id=24.
  5. [5] Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, PROGRAMA DE FOMENTO Y DESARROLLO CULTURAL 2014-2018 CDMX, 1.a ed., Capital social (México: secretaria de cultura, 2014).
  6. [6] Alfredo Plazola-Cisnero, Alfredo Plazola-Anguiano, y Guillermo Plazola Angiano, Metropolitano, edificios militares, minusvalidos, Museo y Galeria, Observatorios y oficinas, 1.a ed., vol. 8, Enciclopedia de arquitectura (España: Plazola editores, 1995), 313.
  7. [7] André Desvallées y François Mairsse, Conceptos claves de Museología, 1.a ed. (Belgica: Armand Colin, 2009), 26.
  8. [8] Ana Ávila, EL arte y sus museos, Cultura Artistica (España: Ediciones del Serbal, 2003), 12.
  9. [9] Desvallées y Mairsse, Conceptos claves de Museología, 27.
  10. [10] Desvallées y Mairsse, 55.
  11. [11] Desvallées y Mairsse, Conceptos claves de Museología. 57
  12. [12] Espacio Visual Europa, «Museos y Su Impacto en el Turismo», 11 de enero de 2017, https://evemuseografia.com/2017/01/11/museos-y-su-impacto-en-el-turismo/.
  13. [13] «Extranjeros, con participación mínima histórica en museos», El Universal, 6 de junio de 2017, http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cartera/economia/2017/06/6/extranjeros-con-participacion-minima-historica-en-museos.
  14. [14] CONACULTA, Estudio de visitantes a museos, 1.a ed. (México: CONACULTA, 2010), 17.
  15. [15] David Ruiz, «Museos, turismo, impacto (I)», Economía y Cultura (blog), 17 de julio de 2011, https://economiaycultura.wordpress.com/2011/07/17/museos-turismo-impacto-i/.
  16. [16] Mendoza, «La política cultural de México en los últimos años», 6.