oxido

oxido, si, un tema nada interesante, un fenómeno ajeno que le ocurre a los elementos metálicos en contacto con ambientes ricos en O2. Pero lo que si es interesante es como cosas como esta pueden inspirarte en una historia. Aunque dibujo y hecho un par de historietas, me considero escritor, mejor dicho un narrador y en la ultima semana tuve una inspiración, una idea, y surgió de este fenómeno natural.
Para poder escribir de lo que se quiere, primero hay que entender, si uno se priva de la investigación  quizá pueda ahorrar ese valioso recurso llamado tiempo, pero hay una belleza en las cosas, incluso en el fenómeno de la corrosión.
No investigo por querer darle credibilidad a una historia, investigo por que encuentro mas y mas cosas fascinantes sobre algo que otrora me era insignificante. ahora alimenta la hoguera de mi imaginación, se ha vuelto mi tema de conversación en la mesa.

el primer error en el que caí, es confundir la oxidación con la corrosión.
La oxidación es el proceso por el cual un elemento de mezcla con oxigeno a nivel atómico, creando una nueva molécula que es irónicamente inoxidable. esto debido a que alcanza un equilibrio en sus electrones.
Estudie durante un tiempo ingeniería, (una carrera increíble para la que no fui muy aplicado) leyendo los libros de resistencia de lo materiales sabia que muchos metales no se oxidaban con facilidad, si no que eran los materiales residuales de su conformación los que cedían primero a este fenómeno  por ejemplo el hierro y el acero tienen entre sus moléculas y cristales azufre, que en contacto con el oxigeno crea oxido de azufre que se expande y rompe la unión entre los cristales de hierro. esto termina exponiendo mas azufre ante la atmósfera oxigenada. 

mi sorpresa vino cuando me entere que el agua salada no aceleraba la oxidación. era una idea aforizada, lo cierto es que el agua salada puede tener aun menos oxigeno que el agua dulce, pero lo que si favorece es el fenómeno de reducción.
resulta que los átomos de los metales tienen un electro suelto, el electrón de valencia, que les permite conducir la electricidad (ese electrón se puede mover de un átomo a otro en presencia o ausencia de sus congéneres  pero sin energía permanece dentro de la órbita de su átomo natural).
los elementos tienen un numero diferente de electrones de acuerdo a su posición en la tabla periódica,
cuando dos metales de diferente valencia se sumergen en agua salada, la capacidad del agua salada de conducir la electricidad se hace presente, y la diferencia valencias entre los metales se vuelve una diferencia de voltajes. así átomos energizados saltan de uno de los metales al que tiene menos valencia. y atomo por átomo crea un oxido que envuelve al metal de menor valencia hasta que lo cubre y deja de haber contacto con el agua.
esta es la razon por la cual, pueden encontrarse plata u otros metales metidos entre kilos y kilos de oxido de hierro u bronce (usualmente de los cañonees . y que estén perfectamente conservadas (pese a que la plata tiende a oxidarse con rapidez).