La necesidad de estudiar las costumbres sociales en el diseño industrial.

En 2013 me entere de la existencia del premio de diseño Clara Porset en una clase de Teoría del Diseño Industrial, dedicado a la diseñadora cubana, en la misma se me contó una anécdota que no he podido corroborar:
Se dice que la diseñadora trabajo junto a un despacho de arquitectos en Mèxico el desarrollo de unos condominios amueblados, una vez que el proyecto fue terminado y que las familias se mudaron, vio como muchos de los muebles que había generado para el proyecto fueron tirados a la basura.  Pues las familias se mudaban junto a sus muebles familiares.
 
Con esta anécdota quedo claro que durante la ejecución de un proyecto de diseño, se debe buscar conocer intimamente al receptor de ese proyecto, para asegurar que este sea realmente adecuado para ese grupo de personas. El arquitecto español Oscar Hagerman es uno de los ejemplos mas claros de esta idea: 
Cuando comenzó a participar en proyectos de vivienda social en áreas rurales, observo que había una resistencia hacia sus propuestas, pues el mismo no entendía del todo las necesidades de los receptores, así que construyo piezas y pidió a las familias que las ordenaran para que ellos establecieran construcciones aptas para sus actividades y así visualizar como debían ser las casas.
Casas Acariciadoras. Oscar Hagerman, 2008 (1)
  • En Diseño Industrial –dice Óscar– nos enseñan a buscar formas originales, pero la riqueza más grande es hacer un mundo que le pertenezca a la gente y lo sientan suyo, porque eso es lo que da felicidad. Si tu casa no tiene que ver contigo no es nada. En la escuela debería de haber una materia que nos enseñara cómo relacionarnos, cómo comprender lo que la gente necesita, y para eso hay que aprender a escuchar. Los proyectos no están nunca solos, siempre tienen un entorno, los acompaña un paisaje, una situación económica, una cultura, las costumbres de cada gente. Creo que he sido un arquitecto muy feliz, y esto es lo mejor que le puede pasar a uno en su trabajo profesional.”
    Hagerman, citado por Poniatowska, 2010(2)
subrayo estos estos dos elementos de lo que menciona Hagerman, debido que reflejan el serio impacto que tienen los requisitos sociales en la aceptación de un proyecto de diseño en un ambiente dado, y que en el caso de entidades comerciales pueden enfrentar problemas para integrarse a los mercados debido a malentendidos culturales.

Los 7 requisitos del concepto de Diseño Industrial, Facultad del Hábitat, UASLP
  • "Las personas de otras culturas difieren en sus valores sociales, sus ideas sobre el estatus, sus hábitos para la toma de decisiones, su actitud hacia el tiempo, su uso del espacio, su lenguaje corporal y sus modales... Aunque las diferencias culturales presentan barreras significativas para la comunicación, estos problemas pueden resolverse si las personas mantienen una mente abierta. Estudiar anticipadamente su cultura es la mejor forma de prepararse... debe aprenderse todo lo que se pueda sobre la historia de su cultura, religión, política y costumbres."
    Rachman, Mescon, Bovèe & Thill, 1996(3)
Este proceso es conocido dentro de la literatura del diseño industrial (especialmente del Design Thinking) es conocido como empatia;

  • “Empatia: hay que conocer a las personas y a los usuarios. Ponerse en los zapatos del usuario final, es observar en modo empatico. entender al cliente no como cliente sino como ser humano...”
    BBVA Innovation center, 2015(4)
Este enfoque empatico, sin embargo, no debe ser confundido con servilismo del diseñador a las formas de vida tradicionales, el diseñador debe entender el propósito de las costumbres y el valor que agregan a la vida cotidiana: para así poder ejercer cambios significativos que incentiven positiva mente estos valores. En palabras de Henry Ford:
  • “Si hubiera preguntado a mis clientes qué es lo que necesitaban, me hubieran dicho que un caballo más rápido”(5)
Pues, los sesgos cognitivos  y prejuicios (de la población o del diseñador) pueden jugar un importante rol en contra de la creatividad, El estudiar los usos y costumbres de otros y los propios es un ejercicio que invita a la imaginación de nuevos entornos mas propios para las personas.  Y son la puerta a proyectos mas coherentes con las necesidades de las comunidades. 

Bibliografía

  1. Hagerman, O. (2008) Casas Acariciadoras. Repositorio Institucional de la Universidad Ibero Americana de Puebla. (Nov 19, 2017) sitio web: http://hdl.handle.net/20.500.11777/1483
  2. Poniatowska, E. (2010) Óscar Hagerman, arquitecto. La jornada. No. 823. Sitio web: http://www.jornada.unam.mx/2010/12/12/sem-elena.html
  3. Rachman, D. Mescon, M. Bovèe, C. & Thill, J. (1996) Introduccion a los negocios, enfoque mexicano. Mexico: Ed. McGrawHill. p.82
  4. BBVA, «Design Thinking», PDF, BBVA Innovation center, 2015, 8, http://www.centrodeinnovacionbbva.com/sites/default/files/ebook-cibbva-design-thinking_eng.pdf.
  5. Turchi, A. (2015).“Si hubiera preguntado a mis clientes qué es lo que necesitaban, me hubieran dicho que un caballo más rápido”. Henry Ford, innovador industrialista norteamericano, fundador de la Ford Motor Company ( 1863-1947). (nov 19, 2017). A partir de una frase. Sitio web: https://apartirdeunafrase.wordpress.com/2015/02/06/si-hubiera-preguntado-a-mis-clientes-que-es-lo-que-necesitaban-me-hubieran-dicho-que-un-caballo-mas-rapido-henry-ford-innovador-industrialista-norteamericano-fundador-de-la-ford-motor-company/